Saltear al contenido principal
Menú

El indicador de abundancia de caracol nos da el número de adultos de caracol reina (Strombus gigas) por unidad de área. Este inusual animal con concha tiene significado cultural, comercial y ecológico en la región. Está protegido hasta cierto grado por medidas de conservación internacional.

El número de caracoles adultos en un arrecife revela una buena cantidad de información a largo plazo para la población local – que puede tener implicaciones importantes para poblaciones en otras áreas. Las densidades menores a 50 caracoles/hectárea se ha visto que resulta en un fracaso reproductivo; 7 estudios recientes indican que el umbral crítico para el éxito reproductivo puede ser tan alto como 200 caracoles/ha.8

La sobrevivencia a largo plazo de este importante herbívoro depende de:


  • Pesca limitada, incluyendo zonas de no pesca y reabastecimiento.

  • Protección del hábitat, especialmente de los terrenos de crianza.

  • Manejo a través de las fronteras que reconozca y proteja la fase de dispersión de los animales en sus etapas tempranas de vida.


Debido a que el caracol reina puede estar amenazado con la extinción a menos que sea estrictamente regulado, el permiso 9 CITES 10, que requiere que las poblaciones sean estables y manejadas de manera sustentable, debe ser expedido para todas las exportaciones. Recomendamos que el caracol reina sea monitoreado a través de la región con cuentas sistemáticas estandarizadas y estudios de procesos objetivos (por ejemplo, estudios de reproducción o dispersión), dentro y fuera de los límites de APMs 11.


El estudio de la abundancia de caracoles es relativamente simple y de bajo costo. El colectar datos de dispersión de larvas es más complejo pero es esencial para comprender los efectos de las acciones de manejo. APMs bajo protección total son una herramienta efectiva para manejar las poblaciones de caracol. Muchos animales marinos producen larvas que flotan grandes distancias antes de madurar, pero las larvas de caracol se cree que permanecen más cerca de casa durante su corta fase de larva. Una red de APMs con áreas cerradas a la pesca de caracol ayudará a repoblar las poblaciones a lo largo de la región.


Un signo prometedor de la recuperación de los arrecifes serían 50-300 caracoles/ha, con rangos más estrechos que se definen de acuerdo al hábitat y la zona de gestión.

▪ El estado del caracol reina varía ampliamente en todo la región. La mayoría de los datos de abundancia provienen de áreas marinas protegidas, que se espera que tengan mayor densidad que áreas fuera de las zonas marinas protegidas.

▪ En los últimos 30 años, las poblaciones de caracol y las capturas en muchas áreas han disminuido debido a la sobreexplotación, la extracción ilegal de caracoles con tallas no adecuadas y la falta de manejo transfronterizo.

Los números de Caracoles, que son altamente sensibles a las medidas de protección, han hecho una reaparición importante en áreas donde la pesca ha sido limitada o prohibida. 12   En algunos sitios de no extracción o áreas con restricción de cuotas, las cifras han repuntado a niveles objetivo.

Volver arriba